martes, 4 de mayo de 2010

Miguel, el desquicio

Pocas cosas le faltaban por hacer para ganarse la repudia nacional, de este guerrero portugués que reconoció en su día que fumaba ( ..y qué), que sale de farra y se conoce la noche valenciana como un pagafantas, como un día que se metió en una bronca con Miguel Fernandes (que acabó en el calabozo) y la Policía requisó una pistola a uno de sus amigos mazas, y que una vez llegó 40 minutos tarde y estuvo a punto de perderse la foto oficial de la temporada. Por si fuera poco, el lateral se olvidó la corbata naranja con la que debía salir en la imagen y se tuvo que recurrir a la magia del Photoshop para resolver el problema. Esta mañana se le volvieron a pegar las sábanas, y de camino al entrenamiento cual kamikaze, ha atropellado a dos viejecitas que acabaron en el hospital Arnau de Vilanova, donde descansan afortunadamente fuera de peligro. Negro panorama, nunca mejor dicho, de este animal.

2 comentarios:

Lebowsky dijo...

Ar Probe Miguel, la noche Valenciana le confunde. Este si que sería un buen fichaje del Ser Superior. Ahora que ya ha probado la noche del Turia, le toca conocer la noche Madrileña, seguro que Zergio Ramos y Gutierrez harían gustosamente de cicerones.

jonceltic dijo...

De todos los crápulas q hay y han habido, me faltaba por ver a alguien atropellar a unas abuelas..