domingo, 1 de febrero de 2009

La leyenda de Heysel


foto Vanderkerkof

El 29 de mayo de 1985, el Liverpool FC y la FC Juventus jugaron la final de la Copa de Europa en Bruselas, en el estadio Heysel. Una final de triste recuerdo, que enseñó la cruda realidad del movimiento ultra que por aquellos años teñía de sangre los viajes de los supporters ingleses por todo el continente. Una avalancha provocada por los hooligans reds provocó que 39 aficionados, casi todos italianos, murieran aplastados contra las vallas perimetrales que separaban el graderío de la pista atlética. Fue el partido del horror, la final de la desgracia, la que nunca se tuvo que jugar, un recuerdo tristemente imborrable que dio varias vueltas al mundo gracias a la trascendencia que tenía una final europea, televisada a los cinco continentes.


Nunca tuvo que disputarse ese partido, con el cuerpo aún caliente de muchos fallecidos, apartados, amontonados en las tripas del estadio belga. La final se disputó, ante la incredulidad de los ojos de los más de cien millones de espectadores que vieron el partido que ofreció Eurovisión. Recuerdo ver el partido en casa de mis padres, estaba sentado en una mesa del salón, con mis codos apoyados sobre la mesa donde cenamos, supongo que tendría la cara tan blanca como Iniesta. El partido empezó con una hora y cuarto de retraso, pero TVE no desconectó, y José Angel de la Casa nos dio la noticia de lo que había sucedido en los momentos previos, una catástrofe descomunal. Recuerdo las palabras del capitán del Liverpool Allan Hansen "tened calma, hemos venido para jugar para vosotros". La Juventus ganó aquella final con un gol de penalty de Platini, cometido sobre Boniek fuera del área, y cortó de raiz el dominio del fútbol inglés que había ganado siete de las últimas ocho finales de la Copa de Europa, con el único paréntesis del Hamburgo de Keegan y sobretodo de Magath.


Ese partido supuso un punto y aparte en el mundo del fútbol. A partir de ahí, se decretó que todos los estadios debían contar con localidades de asiento, y también debieron eliminar las vallas para evitar que las avalanchas aplastaran a más gente. Los equipos ingleses sufrieron una sanción sin precedentes, cinco años sin poder disputar partidos europeos y el Liverpool fue castigado durante diez años, aunque luego esa sanción quedó en seis años. La Fifa se inventó la leyenda Fair Play, se prohibió el alcohol en los estadios, la entrada de envases de vidrio a los recintos deportivos, y el estadio Heysel cerró sus puertas para siempre. Después de once años, el estadio fue derribado y reconstruido. Se rebautizó como Estadio Rey Balduino, y volvió a acoger una final europea, la que el PSG ganó en el 96 al Rapid de Viena. Hoy en día, sólo se juegan allí partidos de la selección belga y su aforo se redujo de 60 a 40.000 espectadores.
.
*Nuestro amigo Vander estuvo recientemente en Bruselas, y nos ha mandado la foto del nuevo estadio, con la que aprovechamos para homenajear a las victimas que ese día dejaron su vida por culpa de una afición a veces insana, el fútbol.

28 comentarios:

bebeto dijo...

Una oración por los fallecidos en Heysel.
Creo recordar que unas semanas antes, en el estadio de Bradford habían muerto también una barbaridad de gente, creo que fue un incendio.

Anónimo dijo...

los estadios eran de madera, alguno se tiraria un pedo y se le quemó el asiento.

jonceltic dijo...

la "Tragedia de Heysel" sucedió tan sólo a 18 días de la "Tragedia de Bradford" cuando, el 11 de mayo de 1985 fallecieron 85 personas en el estadio del Bradford City,

Danann dijo...

Al menos hizo reaccionar y remodelar los estadios para evitar catastrofes parecidas

toño dijo...

que gran partido el del Gijon, que ambientazo

Gurrutxaga dijo...

RIP

quinocho_gol dijo...

Felicidades Vander por la foto, desde donde la hiciste, desde una terraza?

Fútbol AGM dijo...

Pedazo de post. Felicidades jonceltic.

vander dijo...

Una final de Copa de Europa de fútbol es un acontecimiento mundial, gente de todas las razas, culturas y religiones se unen para disfrutar de ese acontecimiento deportivo.

El 29 de mayo de 1985 estaba con mi familia en un lugar muy alejado de las costumbres europeas. En ese lugar donde no hay cines ni bares, está prohibido el alcohol y la carne de cerdo y se reza cinco veces al día uno supondría que los gustos de la gente no tendrían nada que ver con los nuestros. Y así es en muchos casos pero no con el fútbol, esa fiebre que no hace distinciones y que “ataca” a lo largo y ancho del planeta. Una fiebre a veces desgraciada, cuando se mezcla con otros componentes y que puede resultar mortífera como en este caso.

En aquel lugar del que os escribo las alternativas de ocio eran prácticamente inexistentes, la televisión dedicaba la mayor parte de su programación a los rezos, folclore y a los informativos “dirigidos”. Pero ante una final de la Copa de Europa no hay resistencia posible e incluso allí estaba anunciada la retransmisión en directo. No es de extrañar, por tanto, la ilusión con que esperaba la final, la misma con la que veía el “aburrido” partido semanal del calcio (era la época en que ganó el scudetto el verona, que no sé por donde andará ahora y el empate a 0 era el resultado el 80% de las veces). Veía la hora y la televisión no conectaba, se hacía tarde, pasaba el tiempo, y yo me desesperaba… un locutor habló de problemas técnicos y a continuación una actuación de folclore tradicional, ¡ que aburrimiento y que ansiedad ¡, finalmente casi dos horas después, ya cerca de la media noche ¡ al fin ¡ se pudo ver el partido. Me indigné con aquel penalty tan clarísimamente fuera del área que el árbitro regaló a la Juve y hasta el último momento esperé el empate de los “reds” para arreglar aquella “injusticia”.

Sólo al día siguiente al ver la prensa me enteré de lo que en realidad había ocurrido, que lo que yo había visto la noche anterior, en realidad, había sido un juego macabro en un cementerio. Y me sentí mal, me sentí mal por el cabreo que cogí con el “injusto” penalty que le había robado la Copa al Liverpool cuando había mucha gente a la que le habían “robado” la vida.
Nunca se debió jugar aquel partido.

Ese acontecimiento es de los que te hacen madurar, probablemente en ese momento fui por primera vez consciente de la importancia relativa del fútbol y de la fragilidad de la vida. Creo que el mundo del fútbol también maduró en aquella ocasión y de hecho y sobre todo en las islas se tomaron las cosas en serio.
Descansen en paz las víctimas.

PD: La foto está tomada desde el Atomium, testigo mudo de la catástrofe.

Chus dijo...

La historia del fútbol tiene algunas manchas como estas.

Saludos.

PATO YAÑEZ dijo...

En esa época yo disfrutaba con Fenoy,Richard,Gilberto,Gail,Santos,Eusebio,Minguela,Jorge,Peña,Da Silva y PATO YAÑEZ... pero el partido no lo vi. Lo que recuerdo es al dia siguiente el Norte de Castilla q traia en portada una foto de Platini y otra de muertos. era niño y no era consciente, pero hoy creo q es lo peor q he visto en el futbol, y ojala pase mucho tiempo hasta q se iguale.

jonceltic dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
jonceltic dijo...

Vander, veías calcio en Africa? estabas en Libia?

Pato Yáñez, de esa época el 3 no era Sánchez-Vallés?

el Anónimo que se dejó el papel higiénico, jajajajaj, no puedo negarlo, me partía leyéndolo.

Chus, las gracias para Lebo que sugirió con foto incluida.

Fútbol AGM, lo del Atleti ni tiene nombre eh... menuda banda! como tampoco tiene nombre lo vago que está Gurrutxaga, qué pasa que si el Regalos Madrid no puede remontar no tienes ánimos de comentar....?

PATO YAÑEZ dijo...

PUES TIENES RAZON JHON, NO HAY POR DONDE COJERTE. YA NO ME ACORDABA DE SANCHEZ-VALLÉS, ERA UNA ESPECIE DE VILLARROYA A LA PUCELANA

Arraigoo dijo...

Gran recuerdo, momento para olvidar desde luego, tienen que pasar cosas así para que se tomen medidas, una pena.

un saludo
www.tocaladecara.blogspot.com

cityground dijo...

Me pillo joven pero recuerdo estar delante de la televisión y ver como el partido no comenzaba, esa final no debió jugarse es una barbaridad jugar un partido donde han fallecido 39 personas, en esa época los hoolingans ingleses eran la peste.

Pablo G. dijo...

Es triste recordarlo pero es importante no olvidar hechos como éste para que no se repitan. Saludos

Pablo Orleans dijo...

Triste fue aquella final en la que ningún jugador, ni juventino ni red disfrutó.
Fue una desgracia que esperemos no se vuelva a repetir nunca. Ahora, todas las medidas para evitar este tipo de catástrofes en Europa están a la orden del día pero, ¿qué pasa en estadios de sudamérica -por ejemplo- donde no tienen tantos medios ni seguridad?
Cualquier día puede pasar una catástrofe de esta índole. Lo que debería hacer la FIFA es ayudar económicamente a algunos clubes para que mejorasen, sobre todo en cuanto a seguridad, sus estadios.
Gran post jonceltic.

Saludos!!!

jonceltic dijo...

Las alabanzas, para Vander, que fue quien sugirió el tema y además aportó la foto del estadio desde el Atomium.

Gurrutxaga dijo...

Vago no, se llama TRABAJO, y algunos tenemos que hacerlo para ganarnos la vida.....además acabo de estar en Madrid a ver si me daban lo mio, y me he venido con unos cuantos "regalos" pero nada de parte de Calderón y sus secuaces....claro al no ir a Pacha con el fular y la chaqueta de "brillo", y quedarme en el hotel después de estar despierto por trabajo 21 horas seguidas....pues normal que prefiera planchar la oreja a irme de "celebración"....

Por cierto

Gurrutxaga dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Gurrutxaga dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Gurrutxaga dijo...

lebo que me dices de Abel? 200.000 euros + amistoso en Castalia, si te quieres venir a verlo, tengo unos pases majos, majos....

Schuster dijo...

Gran post y gran comentario Vander. El futbol es universal y esa es su grandeza. Y precisamente es tambien su miseria. Hace que saquemos lo peor que llevamos dentro. Lo que antes solventaban con unos cuantos miles de muertos en el campo de batalla, ahora es un amistoso de futbol.
Quien no se ha arrepentido de soltar las mayores barbaridades por la boquita despues de un penalti en contra? Es nuestra valvula de escape.
Desde la ventana del hotel estoy viendo a lo lejos el Heiligengeistfeld, el remodelado estadio de St. Pauli, donde el futbol es divertimento y no confrontación como sus "vecinos" del HSV y sus ultras neonazis.
No borremos Heysel de la memoria.

jonceltic dijo...

St.Pauli, un equipo hermanado con CEltic. Es el equipo que lleva por bandera una pirata con 2 tibias y una calavera, un equipo que lleva con simpatia ser el segundo de una gran ciudad.
Schuster, justificada tu ausencia, no debes privarnos de una foto y un post de la ocasión...;)

Lebowsky dijo...

Gurru, muchas gracias por la invitación, pero o cambia mucho la cosa con la llegada de Abel o creo que este año ya he cubierto mi cupo de aburrimiento con el Atleti.Y, todavía tengo que aguantar toda la segunda vuelta en el calderón, toda una penitencia.
PD: El sábado empieza el Six Nations y para empezar en Murrayfield el quince del cardo contra los dragones Galeses.
Jon, si te emociona escuchar el You´ll never walk alone de Celtic park prueba a escuchar el Flor de Escocia en Murrayfield en un parido contra Inglaterra, como diría el de Ubrique en dos palabras im-presionante.

jonceltic dijo...

Lebo, pásate por la Taberna del Irlandés (tienes el enlace en la columna lateral) y verás que está todo listo para el 6 NATIONS

vander dijo...

Gracias jon y schuster pero al césar lo que es del césar, el post es de jon :-).

En cuanto tu pregunta, jon, estaba algo más lejos, en asia, en el pais natal del enemigo nº1 del tio sam.

Asi que empieza el 6 naciones?. Que bueno¡ Se puede ver por algún sitio en abierto?.

¡ que tardes de sábado me pasé descubriendo el rugby con el trecet y el 5 naciones ¡.